Cómo hacer una antena wifi casera fácilmente

Hoy veremos cómo hacer una antena wifi casera exterior para mejorar la intensidad con la que recibimos las señales wifi lejanas. Se trata de una de las estrategias más sencillas y económicas para incrementar la potencia de la señal de la recepción de datos vía Wi-Fi.

Los beneficios los podrás ver inmediatamente en la calidad de señal que percibe tu ordenador en la sección de redes.

Ahora bien si deseas disponer de una antena de largo alcance de calidad a un precio económico y sin más complicaciones aquí la puedes encontrar.

Lo fantástico de este tipo de antena wifi casera es que tal como lo anuncia su nombre, no necesitas ser un experto en telecomunicaciones para aplicar esta tecnología.

En este caso tomaremos utensilios que tengamos en casa en su mayor medida salvo algún dispositivo que precisemos y que nos servirá como punto central de la recepción de la señal Wi-Fi lejana.

Así pues damos ya paso al proceso para fabricar nuestra propia antena wifi, en siguiente apartados comentaremos otros tipos para que puedan servirte también de referencia.

antena-wifi-casera

Pasos para fabricar o hacer una antena wifi casera fácilmente

PASO 1:

Para crear este tipo de antena, necesitas en primer lugar un “dongle”, es decir un adaptador USB inalámbrico con conexión LAN como puede ser:

LG AN-WF100

Lo ideal es que consigas un modelo que trabaje con 802.11b y 802.11g. Necesitarás también un cable USB pasivo, es decir, que en uno de sus extremos sea tipo macho mientras que el otro es tipo hembra.

Esto es indispensable para poder instalar el dispositivo dongle desde tu ordenador, para captar así las señales de Wi-Fi.

PASO 2:

Luego, consigue una malla metálica en forma de plato, similar a la que suelen traer las sartenes para evitar las salpicaduras de aceite o colador. Lo importante es que tenga forma circular, que ésta se encuentre atada a un objeto como una vaporera o un filtro, teniendo en cuenta además que entre más grande sea el lugar donde irá adherida la malla entonces mayor será la propagación de las ondas.

PASO 3:

Ahora debes instalar el dongle USB en el centro de la malla metálica, junto con el soporte que has escogido. Un truco a tener en cuenta aquí es que debes envolver la provisional antena casera en papel de aluminio para verificar cuál es el punto donde más impactan los rayos del sol: ese es el lugar que debe de servirte de enfoque para la antena.

antena-wifi-direccional-casera

PASO 4:

Finalmente debes conectar el sistema de esta antena con tu ordenador, utilizado el otro extremo del cable USB. Debes configurar la tarjeta de red de Wi-Fi para que desde este puerto se emitan los datos que enviará el “dongle”.

PASO 5:

Lo que resta a continuación es verificar la utilidad de la antena wifi casera. Lo ideal es que lo apuntes hacia la antena remota, aunque se sabe que la presencia de edificios u otros elementos pueden desmeritar la recepción de las ondas.

Si quieres tener una visión más completa de la efectividad de este sistema entonces puedes utilizar un software como NetStumbler para Windows o KisMAC para ordenadores Macintosh, lo que te permitirá evaluar con lecturas gráficas la intensidad y fuerza de la señal.

Sin duda alguna esta antena casera de wifi te será de gran ayuda, ya que en comparación con otros adaptadores WiFi donde las paredes, la vegetación o un cuerpo pueden desmejorar la señal, este sistema casero potencializará dichas ondas, llevando la señal a un radio mayor de alcance.

Otros tipos de antenas wifi caseras más complejas

Hemos visto de qué forma tan sencilla podemos hacer una antena wifi con materiales que tenemos en casa, pero la anterior es solo una de las opciones que tienes para aumentar la velocidad de tu Wi-Fi de manera casera, ya que existen otras alternativas donde la coincidencia de todos se encuentra en el factor de utilizar elementos donde las ondas tengan la posibilidad de replicarse en espacios circulares o dotados de materiales metálicos.

He aquí una resumida explicación de las otras opciones:

Antena wifi omnidireccional

Para realizar este tipo de antena necesitamos cable coaxial, un tubo delgado de PVC, conector N Hembra, cutter, pinza de corte, soldador, estaño, entre otros.

En primer lugar será necesario cortar el cable coaxial en tramos de 40 mm, siendo importante dejar en un extremo parte de cable de color cobre.

Esos extremos deberán ser soldados con estaño, ya que precisamente el trabajar con segmentos de cable, amplifica la emisión de ondas.

antena-wifi-casera-omnidireccional

Luego utilizamos el conector N Hembra para instarlo en el borde de un tapón, el cual debe tener la característica de tener el mismo diámetro de la boca del tubo.

Una vez completado esto, introducimos el cable dentro del tubo, lo que nos permite crear así una misma antena casera como las que existen en los router, solo que de mayor escala y por lo mismo con un radio de alcance de las ondas de Wi-Fi mucho mayor.

Antena wifi casera con un bote de pringles

Para construir este tipo de antena, necesitarás introducir en el interior del bote de pringles una larga varilla roscada.

En el borde de la parte inferior debes iniciar con una arandela sobre la cual debes enroscar una tuerca.

Luego cada tres centímetros debes colocar una tuerca, arandela y nuevamente tuerca.

antena-wifi-con-bote-pringles-casera

Haz el mismo procedimiento hasta completar el tamaño del bote: la varilla con el sistema que has armado ira justo en el núcleo, para lo cual debes apoyarte generando un agujero en el centro de la tapa. Luego, abre una abertura en la cual podrás introducir un modem USB que entre en contacto con la varilla.

Dicho modem USB debe estar conectado con un cable doble USB que transforme la señal Wi-Fi que proviene de tu ordenador. ¡Y eso es todo!

Antena wifi parabólica

La antena wifi casera tipo parabólica es la más sencilla de realizar.

Lo que necesitas en esencia es un RP-SMA Inverso, el cual debe estar conectado al cable coaxial.

Para completar el trabajo necesitarás una armazón de metal tipo cóncavo en cuyo núcleo sitúes el RP-SMA Inverso, o bien, implementar el mismo truco del “dongle” que expusimos anteriormente: esto te permitirá perfeccionar la señal de la onda.

¿Recuerdas aquel colador para pastas metálico? ¿Ya no usas ese ventilador metálico que tienes en el desván de tu casa?

Algo así te será de ayuda para construir la antena wifi parabólica.

La diferencia respecto a los otros tipos de antenas ya expuestos aquí, es que esta no es una antena direccional como la primera que explicamos paso a paso, sino que tiende a ser estática, ubicada en un mismo lugar específico.

Conclusión

Hemos visto las diferentes formas de crear una antena wifi casera, de las más sencillas a las más complejas que nos va a permitir captar las señales lejanas para poder disponer de una conexión a Internet óptima.

Espero que te haya sido de utilidad el contenido y no te pierdas el siguiente vídeo para construir una antena con un bote de pringles.

Valora y comparte :)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 voto, media: 4,00 de 5)
Cargando…
  • Peonza

    Muchas gracias por el aporte de información, me ha servido para tener opciones a la hora de crear mi propia antena casera wifi para recibir más potencia en la señales cercanas, en un ratito la construiré! 🙂